Nuestras Experiencias

Registro de la Propiedad de Guayaquil, el más competitivo del Ecuador, experiencias exitosas premiadas a nivel internacional.

Interconexión informática competitividad y agilidad en los procesos.

A principios de agosto de 1992 la Municipalidad de Guayaquil puso en marcha el proceso de reestructuración completa descrito arriba que ha provocado una transformación radical de la realidad social, física, legal y económica. Con el principal propósito de la conexión entre los sistemas informáticos de ambos registros era ofrecer seguridad jurídica, transparencia y sostenibilidad a la propiedad de bienes inmuebles mediante la creación de una hoja única de registro para todas y cada una de los inmuebles del cantón de Guayaquil, en particular de todas zonas marginales de la ciudad. Este documento contiene toda la información sobre el inmueble, incluyendo descripción física, límites, medidas, tamaño y localización, así como el historial con toda la información disponible en el registro de la propiedad. La idea era crear un único documento en el constasen el título de propiedad del inmueble y toda la información complementaria existente.

El sistema de conexión informática entre el registro de la propiedad y la oficina del catastro ha permitido la actualización continua de los registros de propiedad y de la base de datos catastrales. Esto significa que cualquier cambio en los datos del catastro es automáticamente incorporado a los datos del registro de la propiedad. El elemento clave para esta actualización inmediata de la información es el código numérico asignado por la oficina del catastro.

El gran logro del registro de la propiedad es el registro catastral, documento clave que permite que se convierta también en oficina del catastro. La intención es emitir alrededor de 424.000 registros que corresponderían al total de inmuebles del cantón de Guayaquil. Hasta el momento, se han emitido poco más de 160.000 registros catastrales. La interconexión informática entre los sistemas del registro de la propiedad y del catastro permiten una adecuada organización legal, financiera y social necesaria para garantizar la inversión y el crédito inmobiliario, vitales para el desarrollo comunitario.

Aunque el impacto de esta práctica alcanza al conjunto de la población, su principal objetivo se dirige a regularizar la situación de más de la mitad de los asentamientos irregulares, que cuentan con una población aproximada de un millón de habitantes.

De hecho, aunque el impacto social de esta práctica se ha dejado sentir especialmente entre los asentamientos irregulares, es importante señalar que esta iniciativa ha proporcionado seguridad jurídica a toda una serie de organismos como el propio sistema judicial, la Agencia Tributaria, el Fondo de Garantía de Depósitos, las Oficinas Públicas de Notaría, las Cámaras de Comercio o las instituciones bancarias y financieras, y a una serie de profesionales como los abogados, los agentes e intermediarios inmobiliarios, así como al conjunto de los ciudadanos. La nueva situación jurídica permite que el sector privado haya planteado inversiones de hasta mil millones de dólares en nuevos desarrollos urbanos y en diversos proyectos de construcción de viviendas para un periodo de cinco años, lo que resultará beneficioso para numerosos estratos sociales.

En cuanto al registro de la propiedad, se ha creado un documento clave, el registro catastral, que además de la titularidad del inmueble también incluye toda la información tradicionalmente anotada en el catastro. De esta forma el Registro de la Propiedad se convierte también en Oficina Catastral.

Gracias a esta reforma, el municipio cuenta con una enorme base de datos, alfanuméricos y geográficos, entre los que cabe destacar un sistema local de información social y un sistema municipal de información geográfica, que los departamentos de servicios sociales y de educación han empleado para desarrollar diversos programas y proyectos a nivel local.

Esta práctica también ha permitido agilizar los diversos procedimientos administrativos, en la municipalidad y en el propio Registro de la Propiedad, mejorando el servicio de atención al ciudadano, reduciendo los plazos de resolución de los expedientes y de entregas de certificados ya sean Negativos o de Registros de la Propiedad logrando significativos ahorros en los costes operativos.

Lecciones aprendidas

La principal lección aprendida de la presente práctica es que las Instituciones Públicas Gubernamentales pueden formar un gran equipo de trabajo y que esta unión de esfuerzos hace que Guayaquil siga avanzando en su desarrollo y progreso.

Transferibilidad

La transferibilidad y la sostenibilidad de esta práctica están garantizadas porque se trata de una experiencia única del Ecuador, en la región latinoamericana y, probablemente, en el mundo.

La conexión informática entre los sistemas del catastro y del registro civil es única en Ecuador y está superpuesta al marco legal y administrativo que regula esta actividad a nivel nacional. Desde la iniciativa se considera que puede replicarse y aplicarse en cualquier municipio o registro, en el ámbito local o internacional. Prueba de esto es que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería, a través del Programa de Regularización y Administración de Tierras Rurales (PRAT), están tomando en consideración esta práctica innovadora desarrollada por la municipalidad de Guayaquil y han abierto una línea internacional de crédito para desarrollar su aplicación en nueve cantones ecuatorianos con el objetivo de regularizar la tenencia de tierras en las zonas rurales.

A nivel internacional, alcaldes y registradores de la república de Honduras han mostrado interés en esta práctica.

En abril de 2002, se presentó esta práctica en una conferencia de un curso de fiscalidad inmobiliaria en el Lincoln Institute of Land Policy de Cambridge (Massachusetts) ante una audiencia de delegados procedentes de numerosos países de América Latina, así como de los propios Estados Unidos.

A nivel local, se han mantenido conversaciones iniciales con los municipios e inspectores de algunos cantones así como también con los mismos registradores de la propiedad con el propósito de replicar esta práctica y de esta forma poder aportar con un granito de arena en el desarrollo del país.

También se han organizado y se siguen organizando numerosos talleres de trabajo para presentar e informar sobre la parte del proyecto ejecutada hasta el momento, de forma que numerosos municipios han recibido asesoramiento y apoyo técnico.

Con el objetivo de poder ayudar a otras instituciones a replicar esta iniciativa, se están produciendo vídeos sobre el proceso y se está ofreciendo asesoramiento técnico, que incluye el préstamo de los programas informáticos necesarios, así como la ayuda técnica para comprender el conjunto del proceso.

Por todas estas acciones en el año 2004 participó el Registro de la Propiedad de Guayaquil en “Buenas Prácticas de Latinoamérica”, Concurso Internacional en el cual obtuvo un premio.